Sígueme por e-mail

martes, 22 de enero de 2013

Reflejo Tónico Asimétrico del cuello


Cuando el bebé mueve la cabeza hacia un lado se provoca la extensión refleja del brazo y la pierna hacia el mismo lado, así como la flexión de los miembros de la parte contraria del cuerpo. El niño mueve la mitad del cuerpo independientemente de la otra, lo que hace que estimule los dos hemisferios por separado. En el útero ese movimiento estimula el sistema vestibular y aumenta las conexiones neuronales, es el responsable de las patadas que proporcionan estimulación táctil y propioceptiva al bebé y durante el parto ese movimiento de brazos y piernas ayuda a descender por el canal del parto, por eso es estimulado en este momento. Así que si el parto se produce por cesárea o con ayuda de fórceps o similar, este reflejo puede no estar suficientemente estimulado y por lo tanto no integrarse en su momento. También asegura el paso del aire por las vías respiratorias en los primeros meses de vida cuando el bebé se encuentra boca abajo y ayuda a coger tono muscular. Además ayudan a la integración de este reflejo los movimientos en patrón cruzado que se realizan en el gateo.
Aparece en la semana 18 de gestación y debe ser integrado sobre los 6 meses de edad. Si no es así, puede causar problemas de lateralidad, provocando un estrés innecesario al cerebro. También habrá dificultades en la coordinación ojo-mano y seguimiento visual que se manifestará en problemas de lecto- escritura, como ocurre en la dislexia. La dificultad para escribir se compensará con un mal agarre, presión exagerada… lo que convertirá el proceso de escritura en un cansancio extremo.
Si el RTAC no se ha integrado de forma correcta en un adulto podemos encontrar problemas de equilibrio al mover la cabeza hacia los lados. Dificultad para utilizar el patrón cruzado (brazo derecho acompaña pierna izquierda y al revés) y tenderá a utilizar un patrón homolateral (brazo derecho acompaña pierna derecha y después el otro lado). Al producirse una falta de coordinación entre los dos hemisferios cerebrales (asimetría) habrá como una barrera imaginaria que dificultará cruzar la línea media, especialmente en el seguimiento ocular. Debido a esto encontraremos dificultad para plasmar una idea sobre el papel, o en representar y reconocer símbolos abstractos simétricos (cuadrado, triángulo, rectángulo…) Son niños a los que les cuesta aprender a montar en bicicleta, que hacen una presión excesiva en el lápiz (aunque esto puede estar también provocado por el reflejo palmar), que tiran fácilmente un vaso de agua en la mesa y les cuesta escribir el número ocho. Muchas veces, para no tener que cruzar la línea media, giran el papel 90º y escriben con la hoja en totalmente en vertical.
La revista médica The Lancet, realizó un estudio sobre la importancia de este reflejo en los problemas de lectura. Para ello, seleccionaron a 98 niños de entre 8 y 11 años de edad, con la persistencia del Reflejo Tónico Asimétrico del Cuello y bajo nivel de lectura. Se realizaron tres grupos, el experimental; que realizaba los movimientos específicos para ayudar a integrar el reflejo, el placebo; que hacían movimientos no específicos y el de control, que no realizaban ningún movimiento.
El grupo experimental mostró una disminución significativa en la persistencia del reflejo que no se consiguió con los otros grupos lo que les hizo extraer la conclusión de que el funcionamiento educativo de los niños puede estar vinculado a la interferencia de un sistema de principios de desarrollo neurológico (reflejos primitivos). Por lo que proponen, que ante las dificultades de lectura, se tenga en cuenta el funcionamiento neurológico y se lleve a cabo la rehabilitación adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario