Sígueme por e-mail

martes, 5 de noviembre de 2013

Actividades de estimulación para divertirse

Cuando un niño o niña presenta cierta dificultad hay que asegurarse de que se le programa una buena rutina de ejercicios diarios, que envíen información al cerebro, para ir paliando los síntomas de esa dificultad.
Las actividades que aquí expondré, sirven para trabajar diferentes áreas a la vez que nos divertimos jugando, serían un buen complemento al programa de estimulación, pero nunca un sustituto.
No voy a indicar para qué edades es apropiado, ya que depende de las características de cada niño, por eso mencionaré unos requisitos mínimos.

EL PUERCO ESPÍN O EL SOL


Objetivos:
  • Ayudar a integrar el reflejo palmar
  • Mejorar la coordinación viso-manual
  • Entrenar el uso de la pinza digital
  • Aprender a distinguir los colores.

Material:
  • plastelina
  • espaguetis
  • pintura
Requisitos:
  • Movilidad en las manos
Procedimiento:

Vamos a hacer una bola de plastelina, es importante que la hagan ellos con sus manos, si no saben solos les ayudamos, que la palma de su mano manipule, toque y amolde la bola para así ayudar a integrar el reflejo palmar. La podemos dejar redonda o darle la forma de un puerco espín.

Después cogemos los espaguetis y que los rompan, da igual la longitud, lo importante es que trabajen con las dos manos a la vez para romperlos.

Ya tenemos las púas o rayos de sol, así que el siguiente paso será ir clavándolos en la plastelina, no os preocupéis porque unas sean más largas que otras, o estén más juntas, lo importante es que lo hagan ellos solos para trabajar la pinza al coger los espaguetis y la coordinación ojo-mano para clavarlos.


Una vez terminada nuestra figura cogeremos témperas o cualquier otra pintura que se quite fácilmente con agua e iremos pintando los espaguetis. Si la movilidad es reducida, podemos hacerlo con pintura de manos y así reforzamos el uso de la pinza (aunque tengamos que colocar nosotros sus dedos). Si ya es capaz de pintar con pincel lo haremos de esta manera. De las dos formas trabajamos la coordinación ojo-mano de nuevo, ya que los espaguetis son muy finos. Y no olvidéis ir diciendo el nombre del color con el que estamos pintando, aunque parezca que no los saben los van archivando. Si el niño es mayor podemos incluso jugar a hacer mezclas: rojo y blanco sale rosa, verde y azul sale marrón, blanco y negro sale gris, azul y rojo sale morado, amarillo y azul sale verde, etc.

¿Os lo habéis pasado bien? ¡Pues mirad cuántas cosas han trabajado sin darse cuenta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario